NOTICIAS

Confianza y esperanza


Confianza y esperanza A un año de los Juegos Olímpicos, el Comité Organizador Tokio 2020 tiene previsto poner en exhibición la llama olímpica en un recinto cultural al que los habitantes podrán acceder mediante previa cita y con los protocolos sanitarios correspondientes.

Esa es la nueva normalidad hoy en día y es parte de lo que debemos acostumbrarnos a vivir en todo el mundo.

Más allá de lo que simboliza el fuego olímpico, considero que esta iniciativa representa la confianza de mantener viva la emoción recibir -y llegar- a una competencia deportiva de esta magnitud, pero también de contar con una vacuna que permita en el mediano plazo hacer frente al coronavirus de una manera diferente.

La llama olímpica llegó a Japón en marzo pasado y ha estado a la espera de cumplir su recorrido tradicional en el país sede, esta ocasión con un plan que incluye 47 prefecturas durante 121 días.

Mientras tanto, seguiremos atentos a la información que se genere en una ceremonia que será histórica, pues la próxima semana, el Museo Olímpico de Japón recibirá al fuego helénico que permanecerá a la vista del público al menos hasta el 1 de noviembre.

Ante las circunstancias, no hay duda que es una luz de esperanza para el Movimiento Olímpico y el deporte en general.